Información General

Este logro será para sus operaciones globales y se convertirá en el mayor comprador corporativo de energía solar y eólica en el mundo

En el 2009, escribí una nota analizando la huella de carbón de Internet. Más allá de los beneficios de ahorrar papel y CO2 en el transporte de documentos físicos, Internet tiene por supuesto su huella por la energía requerida para alimentar los servidores y sistemas de comunicación necesarios.

En aquel entonces, salvo en países como Alemania y España, las energías renovables eran casi un concepto futurístico. Según la EPIA (European Photovoltaic Industry Association) la capacidad instalada mundial de paneles era de 23,2GW en 2009 y pasó a 237,3GW para el 2015, es decir que se multiplicó por 10.

Varias de las grandes empresas tecnológicas empezaron a mejorar su huella de carbono a través de diferentes acciones. Amazon , utilizó durante el 2016, 40% de energía de fuentes renovables para alimentar su servicio AWS (Amazon Web Services) y apuntan a un 50% para el 2017. piensa lograr ese mismo objetivo para el 2018. Apple , en 2015 logró que 93% de su consumo energético provenga de fuentes renovables y su fábrica en Singapur es energizada con una instalación solar fotovoltaica de 32MW (megawatts) repartida entre 800 techos. Hace pocos días, la marca de la manzana cerró un acuerdo comprando el 30% de las subsidiarias de Goldwind el fabricante de aerogeneradores más grande de China, luego de que Greenpeace advirtiera que los fabricantes de electrónica gastaban grandes cantidades de energía en China.

Pero la noticia que impactó a los tecnólogos y ambientalistas es la que publicó Google la semana pasada. El gigante de las búsquedas, anunció que en el año 2017 alcanzará la meta de alimentar sus operaciones globales con 100% de energía renovable. Esto significa que la empresa ha asumido compromisos para comprar suficiente energía eólica y solar por cada unidad de electricidad que consume, de la cual se alimentan tanto sus oficinas -en más de 150 ciudades en casi 60 países- como los 13 centros de datos que mantiene alrededor del mundo. Las 20 transacciones, por un total de 2.6 GW (Gigawatts), posicionan a Google como el mayor comprador corporativo de energía renovable en el mundo.

Según la empresa, estas decisiones están motivadas tanto por consideraciones ambientales como de negocio, ya que cada vez más, la energía renovable se convierte en la opción de menor costo. En un informe dado a conocer el 5 de diciembre, Google demuestra que en los últimos 6 años, los costos de la energía eólica y solar han bajado en un 60 y un 80% respectivamente. Además, los contratos en precios fijos asociados a las energías renovables son también una importante forma de cubrirse de las oscilaciones del precio del petróleo, otorgando mayor estabilidad financiera.

"La ciencia del cambio climático nos dice que lograr reducciones absolutas en las emisiones anuales de gases de efecto invernadero (GEI), así como niveles sostenibles a largo plazo de GEIs en la atmósfera, es un imperativo mundial urgente. Las empresas tienen un papel importante que desempeñar en la transición hacia una economía de energía limpia", me explicó Florencia Bianco, gerente de Comunicaciones para América Latina. "Google se compromete a ser parte de la solución, tanto a través de la compra de energía renovable para nuestras operaciones, como ayudando a crear vías para que otros puedan comprar energía limpia".

En la estrategia de la empresa, se destaca la compra de la energía física junto con sus correspondientes RECs (Certificado de Energías Renovables), así como el estándar de "adicionalidad" bajo el cual Google busca la compra de energía producida en instalaciones de reciente construcción, dando paso a nuevos proyectos de energía renovable en la red eléctrica. "Son proyectos que de otro modo no existirían", destaca Bianco.

Uno de estos es El Romero, ubicado en el desierto de Atacama en Chile. Allí, la empresa Acciona, de origen español, construyó la planta fotovoltaica más grande de América Latina con una potencia de 196MW. El 1 de enero de 2017, la planta comenzará a inyectar energía solar a la red eléctrica que alimenta el centro de datos de Google en Quilicura, Chile. Google estará comprando un tercio de la energía producida por la planta según una nota de The Economist del 10 de diciembre que destaca que América Latina se está posicionando como líder en energías renovables. Atacama es una de las zonas geográficas que más rayos solares recibe en el mundo. El Romero generará hasta 80 MW para Google en exceso de lo que requiere su operación en Chile, la cual incluye su centro de datos ubicado en Quilicura y las oficinas de Google en ese país.

Los centros de datos son la columna vertebral de Internet, procesando y almacenando enormes cantidades de información. Por eso es esencial que éstos sean nutridos de energía renovable. "En el caso de Chile, El Romero inyectará energía a la red eléctrica SIC (Sistema interconectado central) de Chile, la misma red que alimenta el centro de datos de Google", explica Sam Arons, gerente de Ingeniería e Infraestructura de Google.

Otro dato a destacar del estudio es la gran contribución de la industria de energías renovables a la economía. En 2015, las energías renovables representaron $44 mil millones de dólares en el sector privado en los EE.UU. y $238 mil millones de dólares en todo el mundo (ACORE), generando 8.1 millones de puestos de trabajo a nivel mundial. Los proyectos de energía renovable de Google han dado lugar a inversiones en infraestructuras por más de $3,500 millones de dólares a nivel mundial.

"El logro de 100% de energía renovable es sólo el comienzo", explica Bianco "El objetivo para Google a largo plazo es alimentar nuestras operaciones con energía limpia y libre de emisiones de carbono las 24 horas al día, es decir en tiempo real en lugar de energía equivalente. Y la mayor de las metas es ayudar a crear un mundo donde todos -no sólo Google- tengan acceso a energía limpia".

Una actualización de Windows 10 trajo problemas a algunos equipos en su conexión Wi-Fi; Microsoft ya lo resolvió, pero algunos usuarios todavía tienen problemas; aquí, la solución

Windows 10, la última gran apuesta de Microsoft, comenzó su andadura con problemas a mediados de 2015 y todavía sigue causando errores. Esta vez se trata de la última actualización Anniversary (aniversario) del sistema operativo, que impide que los usuarios de computadoras personales puedan conectarse a internet.

En el momento de su lanzamiento -en agosto de este año- Windows la anunció como la actualización más importante hasta la fecha y aseguró que ofrecería mejoras en su desempeño y también nuevas funciones, especialmente vinculadas a Cortana, su asistente virtual.

Pero la actualización provoca un fallo inesperado: en algunos casos hace que la conexión Wi-Fi se caiga. A continuación, el diagnóstico de redes muestra un mensaje que dice que la conexión wi-fi "no tiene una configuración IP válida".

Causas desconocidas

El problema comenzó el 7 de diciembre y desde entonces son muchos los usuarios que lo han reportado. Pero este verano algunos blogs tecnológicos ya afirmaban que la actualización ralentizaba la internet.

Varios proveedores de internet en Europa alertaron sobre el problema, aunque éste afecta a los usuarios independientemente del tipo del enrutador (router) o de la compañía de servicios de red. El fallo, pues, fue global y la causa todavía no está clara.

Lo que sí se sabe es que las computadoras son incapaces de encontrar automáticamente los sistemas de direccionamiento de los enrutadores de banda ancha, por lo que no logran conectarse a la red (no funciona el DHCP, que permite otorgar una dirección IP a una computadora de la red en forma automática).

"Algunos clientes que usan Windows 10 informaron de dificultades a la hora de conectarse a internet", reconoció un vocero de Microsoft. "En primer lugar, recomendamos a nuestros clientes que reinicien su computadora. Y si eso no resuelve el problema,les sugerimos que visiten nuestra web para encontrar más ayuda", agregó.

Entre otras opciones, la compañía recomienda usar el diagnóstico de problemas de red y generar un informe para dar con el problema y comprobar posibles fallos externos de conexión con el proveedor.

Además, la empresa anunció una nueva actualización para "resolver este problema" (que ya está disponible), la cual deberán instalar los usuarios como último recurso, aunque en algunos casos se instalará automáticamente.

Virgin Media también proporcionó recomendaciones para sus clientes relacionadas con esta cuestión."Sabemos que algunos de nuestros clientes están teniendo problemas por una actualización de Microsoft Windows 10. Estamos en contacto con Microsoft sobre este asunto", explicó la compañía. "Entretanto, hemos publicado una serie de consejos para nuestros clientes".

La solución, paso a paso:

Si la actualización KB3206632 no está todavía disponible, o si se instaló pero el equipo sigue con problemas para acceder a Internet, estos son los pasos a seguir

1. Reiniciá la computadora y Probá de nuevo la conexión a internet una vez reiniciado.

2. Si esto no funciona, necesitás restablecer tu dirección IP. Para hacerlo, debés abrir la ventana de interfaz de comandos yendo a Inicio>Ejecutar>escribir CMD y presionar Enter.

Esto debería abrir una ventana de símbolo del sistema (command prompt). Ahora escribí (sin las comillas) "ipconfig /release" y luego Enter. Después, un segundo comando: "ipconfig /renew" (sin las comillas) y presioná Enter de nuevo. Ahora comprobá si la conexión ya funciona

3. Si esto no lo soluciona, también podés probar borrar la configuración de DNS, desde la ventana de símbolo del sistema con el comando (sin comillas): "ipconfig /flushdns" y apretá la tecla Enter.

Ahora tu computadora debería poder conectarse a Internet vía Wi-Fi como lo hacía antes.

A los 150 pokemones originales se suma otro centenar; ya están disponibles

CEGD

Desde 1958 venimos trabajando por la comunidad de General Deheza. Tenemos 50 años  de historia en el campo de los servicios que avalan nuestra trayectoria.

Nuestra Cooperativa busca convertirse en una
empresa modelo de servicios públicos, asegurando su continuidad a través de la satisfacción de las expectativas de los  socios y la comunidad.

La empresa persigue su crecimiento sostenido en un marco de compromiso con el desarrollo de la comunidad, el crecimiento del mercado interno y la construcción de nuevos esquemas de producción que posibiliten asegurar la transfromación institucional y comunitaria.